lunes, 30 de diciembre de 2013

Patatas a lo pobre. Una receta de siempre.

Las patatas a lo pobre son un acompañamiento excelente para pescados aunque reconozco, que suelo hacer un poquillo más de la cuenta para que me sobren unas pocas. Al día siguiente, apenas tibias, están deliciosas. Quién no tiene cebolla, pimientos y patatas en la cocina? Pues eso, que son de esos platos que no precisan pensárselo dos veces, ni tener prevista compra el día anterior.
He intentado buscar el origen de este plato pero, francamente, no me atrevo a asegurar procedencias ya que cada artículo o página que he visitado dice algo distinto. En Andalucía se consumen con mucha frecuencia pero también en el resto de nuestro país. Si alguien conoce este dato le estaría muy agradecida si me lo comentara.
Hoy he cocinado una dorada a la sal y creo que son el acompañamiento perfecto para este pescado.
Lo que tiene de bueno este dúo es que mientras se hace uno también se va preparando el otro y en una horita, incluído tiempo de preparación y de trinchado tenemos los dos platos listos para emplatar.
INGREDIENTES
  • 3 Patatas medianas
  • 1 cebolla bien gordita
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • AOVE
  • Sal
  • Perejil
  • Un buen chorreón de vinagre de vino blanco.
ELABORACIÓN
  1. Lavamos las hortalizas y las secamos. Pelamos las patatas, la cebolla y los ajos. Quitamos los nervios al pimiento.
    Cortamos en juliana la cebolla, en tiras los pimientos y laminamos uno de los dientes de ajo reservando el otro entero. Cortamos en láminas gruesecitas (de unos 3 mm.) las patatas. Yo suelo salar sobre la tabla las hortalizas cuando elaboro esta receta. Diré por qué. Es un plato que no puede moverse demasiado a riesgo de que las patatas queden espachurradas así que tener ya la sal de entrada me viene bien. Quizás perjudicaría si no se hicieran pochadas pero no es el caso.
  2. Pongo aceite a calentar en una sartén y sofrío el diente de ajo laminado. Me encanta el regustito que deja el ajo fritito por ello es imprescindible que se dore antes de incorporar la cebolla que aportará agua al conjunto. Cuando está dorado incorporo la cebolla trinchada en juliana finita. Dejo que se rehogue lentamente..que se poche despacito durante un rato.
     En cuánto pongo la cebolla ya cocino con la sartén tapada para evitar que se evapore los jugos de las verduras.
  3. Cuando lleva unos minutos haciéndose la cebolla agrego los pimientos y los sigo cocinando igual, despacito, a fuego lento, con la sartén tapada. Transcurridos unos minutos más le tocará el turno a las patatas. En este momento aprovecho para remover bien el conjunto y que los sabores se distribuyan homogéneamente, porque ahora la dureza de las patatas me lo permite y en cambio cuando ablanden será más difícil. Sigo con la sartén tapada en todo momento. Cada cierto tiempo tendré que removerlas, siempre suavemente, con una paleta o cuchara de madera iré metiéndola con cuidado raspando un poco el fondo de la sartén para que no se me adhiera el guiso, volviendo a taparlo tan pronto como termine.
  4. Cuando veo que las patatas están ya blandas será el momento de quitar la tapadera y aumentar el fuego. Ahora toca darle un poco de caña para que evapore el líquido que las verduras han ido soltando mientras se pochaban.
  5. Las cocino así apenas unos minutos, los que tardo en picar bien finos el diente de ajo que tenía reservado y un par de ramas de perejil (sin tallos, solo hojas).
    En cuanto los tengo trinchados los incorporo a las patatas junto con un buen chorreón de vinagre de vino blanco y remuevo con muchísimo cuidado de no romper más allá de lo necesario pero asegurándome de que ajos, perejil y vinagre se han repartido por igual. Será el momento de rectificar de sal si fuera preciso.
  6. A partir de este momento en que ya el fuego lo tenemos con más alegría hay que tener cuidado de que no se nos agarren. Las patatas a lo pobre son patatas tiernecitas, no fritas...pero sí resulta agradable a la vista y al paladar que alguna de ellas se dore un poquito. Así están mucho más ricas. Cocinaremos hasta ver que parte de ellas adquieren ese bonito color tostado y que ha reducido buena parte del líquido de la cocción quedando un aceitillo mezclado con algo de agua que desprenden las verduras...Están deliciosas. No digo más!!!
Son el acompañamiento o guarnición perfecta para carnes o pescados, incluso una tapita de ellas solas están deliciosas.

4 comentarios:

  1. Me encantan estas papitas, sus ingredientes se consiguen fácil y de igual manera es su preparación. Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Me encantan estas papitas, sus ingredientes se consiguen fácil y de igual manera es su preparación. Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Yo personalmente las suelo hacer mucho ,es una receta fácil y de fácil acompañamiento , yo las probé en granada que por allí las suelen poner mucho y según dicen es una receta típica de allí .

    ResponderEliminar
  4. Yo personalmente las suelo hacer mucho ,es una receta fácil y de fácil acompañamiento , yo las probé en granada que por allí las suelen poner mucho y según dicen es una receta típica de allí .

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.