sábado, 28 de diciembre de 2013

Puerros agridulces

Hace ya muchísimos años, íbamos de viaje y parando en un restaurante de carretera para hacer un alto en el camino vimos unos puerros entre las tapas que ofrecían. Nunca se nos hubiera ocurrido que unos simples puerros pudieran estar tan deliciosos. Por supuesto pedimos un par para probarlos. El camarero fue tan amable que al comentar que nos habían encantado nos dijo como los preparaban. El sabor agridulce aderezado con una pizca de pimienta negra y un chorrito de aceite no podéis imaginar lo ricos que están!
 
INGREDIENTES
4 Puerros
1 vasito de vinagre blanco
4 cucharadas de azúcar
1 pizca de sal
1 litro de agua
Aceite de oliva
Pimienta negra molida
Retiraremos la parte verde de los puerros y las primeras capas de la parte Blanca. Los troceamos y ponemos a hervir en agua con la sal, el azúcar y el vinagre. 
Cuando están bien blanditos apartamos la cacerola del fuego y dejamos que se enfríen completamente.
Los conservaremos en el refrigerador cubiertos por el liquido de la cocción.
A la hora de consumirlos los sacaremos del caldo sin escurrirlos demasiado, los pondremos en una bandeja partidos longitudinalmente, Echaremos un poquito de pimienta negra y los rociaremos con AOVE.
Mas fáciles no pueden ser y su sabor es delicadísimo. Probarlos. Ya me contareis.
 


3 comentarios:

  1. Cachisss...No tengo puerros en casa y es domingo para salir a comprar...¡¡Con que ganas me quedo de hacerlo ahora mísmooooo¡¡¡
    Me voy a tener que abrir una lata de espárragos blancos , je je je.
    Gracias Maria, es una receta muy curiosa :)

    ResponderEliminar
  2. Ummmmmmmmmmm.... otro que se apunta! Felicidades Maria por el blogg, mu chulo!

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido 'Gomsito'. Muchas gracias por tu visita... Se lo que te apasiona la jardinería pero no se si te gusta cocinar. Aunque ya sabes: Plantas, cocina...que mas da? En todo en lo que se ponga pasión nos reportará alegrías y felicidad!

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.