viernes, 31 de enero de 2014

Sándwich "Croque Monsieur"

Hará más de treinta años que en nuestro primer viaje a Francia vimos un pequeño rótulo sobre el espejo de un sencillo bar francés. Decía así "délicieux croque-monsieur". Yo no tenía ni idea entonces de qué sería aquello que anunciaban pero mi curiosidad me hizo no pensármelo de un segundo. "Deux, s'il vous plaît" solicitamos y no tardaron en venir dos sándwiches cubiertos por una deliciosa bechamel...ummm..cómo recuerdo aquel primer Croque Monsieur!! Claro, luego me informé y...de vez en cuando los hago. Si no los habéis probado, hacedlos. De verdad!! Están deliciosos. Calentitos, jugosos...tan apetitosos.
Únicamente los hago cuando me ha sobrado bechamel de otra preparación. Suelo tomarlos en la cena cuando no tengo demasiadas ganas de cocinar y, la verdad, ponerme esos días a hacer bechamel...no, no me apetece. Por eso, hoy, que tengo en el frigorífico un poquito de bechamel hecha voy a aprovechar para preparar un par.
Podéis hacerlos con bechamel comprada ya elaborada, pero claro, estamos en lo de siempre: que el resultado no se parece en nada pero a veces...hay que conformarse.
Podemos acompañarlos con una ligera ensalada de berros y tomates cherry de distintas variedades rociada con una vinagreta aromatizada con orégano.
Las vinagretas suelen hacerse con una proporción de dos partes de aceite por una de vinagre. En el recipiente dónde vamos a hacer la ensalada mezclamos ambas cosas y un poquito de sal y con varillas los emulsionamos. Añadimos el orégano o cualquier otra hierba que sea de nuestro gusto y ya la tenemos lista para aliñar la ensalada.
INGREDIENTES por cada sándwich
  • 2 Rebanadas de pan de molde (con o sin corteza)
  • 1 loncha de buen queso que funda bien
  • 2 lonchas de jamón york de buena calidad
  • Un poco de bechamel casera o comprada de tetrabrick
  • Un poco de queso rallado (tipo mozzarella o emmental)
  • Para la ensalada 
    • Berros
    • Tomates cherry de distintas variedades
    • Aceite 
    • Vinagre
    • Sal
    • Orégano
ELABORACIÓN
  1. Ponemos a precalentar el horno a 190/200 grados  (calor por arriba y por abajo)
  2. Untamos la primera rebanada de pan con una capa abundante de bechamel. 
  3. Sobre la bechamel ponemos una loncha de queso y dos de jamón york
  4. Ponemos la segunda rebanada de pan de molde sobre el relleno
  5. Cubrimos de nuevo con una capa de bechamel
  6. Espolvoreamos la bechamel con un poco de queso rallado
  7. Metemos en el horno y dejamos que se caliente bien durante 15 minutos, tiempo durante el que se irá fundiendo los quesos (el del relleno y el que cubre el sándwich) y el que se irá dorando
Si vemos que pasado 10 minutos no se dora, ponemos el gratinador y subimos un poquito el calor del horno. Debe quedar con un apetecible dorado.
Et voilà!! Eso es todo... solo resta comenzar a disfrutar de esta delicia olvidándonos de las calorías que tiene..Un día es un día, amigos!!
María.
Os gustó el Croque Monsieur? Si es así, por favor, compartir esta receta en vuestro Facebook o Twitter. Muchísimas gracias por visitarme. Un saludo a todos.

jueves, 30 de enero de 2014

Cómo se hacen los ñoquis de patata caseros (Gnocchi) al pesto

Los Gnocchi (Ñoquis) son de esos platos de la cocina sencilla, sin pretensiones cocinada desde siempre en las hogares italianos. Pueden servirse con una Salsa de tomate casera o simplemente con un riquísimo pesto verde (también llamado "Pesto alla Genovese" ) . 
Hoy los voy a hacer con un o "Pesto alla Siciliana" (también llamado pesto "Rosso" o rojo) para el que solo nos llevará unos minutos su confección.
Debo reconocer que lo que aquí se comercializa como "Gnocchi" o Ñoquis (como los conocemos) a mí me parece un engrudo intragable. Estos ñoquis caseros son otra cosa. Nada que ver. Suaves, blanditos...delicados...
Por si alguien no lo sabe los ñoquis no son exactamente pasta pero se suelen agrupar con ellas aunque estén hechos a base de patata y harina. Tampoco peséis en cuanto a lo laborioso de su confección en lo que supone hacer pasta casera. Son mucho más fáciles de elaborar que la pasta. Os explico el modo de hacerlos y veréis que es un momento. Sin maquinitas. Un tenedor es todo lo que precisaréis y eso si os gustan con la típica "impronta" de él porque hay quienes los hacen simplemente tal como quedan tras cortarlos.





INGREDIENTES:
  • 1/2 kg de patatas hervidas con su piel
  • 150 gramos de harina
  • 1 yema de huevo
  • Sal fina
  • Nuez moscada molida en el momento
  • Agua para la cocción
  • Sal gruesa para la cocción
ELABORACIÓN:
  • En una olla amplia con agua y sal gorda ponemos a hervir las patatas bien lavadas con su piel. Las dejamos que vayan ablandándose a fuego moderado y cuando están bien tiernas las escurrimos, pelamos y troceamos.
  • Las pasamos por un pasapuré sobre un bol amplio
  • Añadimos la harina, la pizquita de sal fina, la yema de huevo y rallamos en el momento un poco de nuez moscada.
  • Con una cuchara mezclamos bien el conjunto
  • Volcamos sobre la encimera los ingredientes mezclados.

  • Sobre la encimera previamente espolvoreada con un poco de harina trabajamos la mezcla hasta que nos quede una masa homogénea, bien lisa y que no se nos pegue a las manos.

La cantidad de harina que figura aquí es indicativa. Dependerá de la variedad de patata que usemos, del agua que haya absorbido las patatas, del tamaño de la yema..en fin, ya sabéis, eso vuestras propias manos os lo dirán. Si comprobáis que la masa "os pide más harina" agregadle un poco más y seguir amasando. No añadáis demasiada harina de golpe, echad solo un poquito y amasad. 
Cuando veáis que la masa está homogénea y suave dejadla reposar un rato en la propia encimera tapada con un trapo de algodón bien limpio.
  • Una vez ha reposado cortamos trozos de masa y formamos una especie de "churritos" de 1,5/2 cm. de diámetro.
  • Con ayuda de un cuchillo (en la foto aparece una rasqueta de repostería que también funciona bien para este menester) cortamos estos churritos en trocitos de unos 2 cm. escasos. El tamaño dependerá de vuestro gusto, yo los prefiero más bien chiquitines.
  • Sobre los dientes de un tenedor pasamos cada uno de los ñoquis y los hacemos rodar para que el tenedor quede marcado en la superficie de los ñoquis.
  • Pondremos una olla a cocer con agua y sal gorda y en el momento en que llegue a hervir añadiremos los ñoquis. No tadarán nada en hacerse. Sabremos cual es el momento de retirarlos con una espumadera porque subirán a la superficie, esa será la prueba de que ya están cocidos.
Para que tengáis una idea de la cantidad por persona que precisaréis os diré que una ración abundante está en torno a los 125 gramos. Pensad que los ingredientes básicos de los ñoquis son patata y harina, dos elementos que llenan bastante.
Solo nos resta agregarles la salsa que deseemos. Como os decía hoy he decidido tomarlos con una salsa  pesto rosso para cuya elaboración podéis consultar esta entrada que os pongo a continuación: "Pesto alla Siciliana" o Pesto "Rosso"

María.

Muchas gracias por visitarme. Estaré encantada de que compartáis esta receta en vuestro Facebook o Twitter si os ha gustado. 

martes, 28 de enero de 2014

Salsa "Pesto rosso" casera o "Pesto alla siciliana" (Pesto rojo). Otra maravillosa y aromática salsa italiana

No sé si me gusta más el pesto rojo o el verde. La verdad. Pero como hace unos días hice pesto verde para otra preparación hoy me decidí por éste, el rojo, también llamado "Pesto alla Siciliana" y que yo elaboro con un par de ingredientes que quizás son los habituales pero no en la forma de "preparado" que yo los uso. Abajo os explico.
También es una salsa rotunda y de sabor muy, muy peculiar. Sus ingredientes no pueden ser más deliciosos: piñones, albahaca fresca, tomates secos, aceite de oliva... ummm y la combinación? Exquisita!! Esta salsa no sirve solamente para acompañar salsas. A nosotros nos encantan las patatas fritas, así, un plato de patatitas recién hechas... y si os digo que nos parece delicioso ir "mojándolas" en esta salsa? Pues ya veis, un equipo de dos que si lo probáis veréis como os encanta.
Al igual que os aconsejaba en el post del Pesto alla Genovese o Pesto verde no hacer esta salsa si no tenéis a mano albahaca fresca, aquí os digo igual. Las hojas de albahaca fresca es un ingrediente absolutamente imprescindible en la elaboración del pesto rojo.
Bueno, pues, vamos a por este pesto que suele hacerse menos frecuentemente que el más conocido, el verde, pero que no es menos delicioso. 

INGREDIENTES:

  • 15 Tomates secos o en su sustitución
  • La carne de nn pimiento choricero (o ñora)..o en sus sutitución
  • 25 gramos Un puñado de piñones blancos españoles
  • 50 cc de Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Un poquito de nuez moscada recién molida
  • Unas cuantas hojas de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo no muy grande
  • 30 gramos de queso parmesano recién rallado

Antes de las explicaciones de la elaboración quisiera incluir unos comentarios sobre algunos de los ingredientes que incluye esta salsa:
Si usáis tomates secos deberéis de ponerlos en remojo en agua templada para que se rehidraten al menos un par de horas antes utilizarlos. Luego los tendréis que escurrir y ya los tendréis listos.
Cuando he ido con prisas los he hidratado poniéndolos en un tazón con agua y metiéndolos en el microondas un minuto y pico. Se hidratan de inmediato.
Carrefour comercializa bajo su marca blanca unos "Tomates secos en aceite de oliva y vinagre". Son botes de 280 gramos (escurridos 130 gramos). A mí me chiflan como tapita. Un tomatito de los de esta conserva sobre una rebanadita de pan crujiente espolvoreada con una pizca de orégano es...simplemente "Bocatto di cardinale".
Bueno pues, os tengo que decir que en lugar de elaborar la salsa pesto rosso con los típicos tomates secos que os comentaba antes y que son los que se suelen usar yo utilizo en su lugar los tomates secos de este preparado porque el sabor del vinagre que llevan aporta a la salsa un sabor que a mí me parece que lo enriquece y porque su textura, al estar hidratados dentro del aceite, le da melosidad a la salsa.
Lo habitual, ya os digo, es la utilización del tomate seco tal como suele venir, en cajitas de plástico pero si un día queréis probar estos otros quizás os pase como a mí, que os gustan más.
Para sacar la carne del pimiento choricero sin dificultad alguna podéis hacer lo siguiente: lavarlo bien, partirlo por la mitad y eliminarle las semillas. Ponerlo en un tazón con agua y meterlo en el microondas un minuto o dos, hasta que el agua se caliente bien. Al sacarlo del microondas veréis que el pimiento ha cambiado totalmente su textura, se ha rehidratado en un instante. A partir de aquí, con una cucharilla del café os resultará muy, muy fácil extraerle su carne para utilizarla en la elaboración de esta salsa.
A mí me gusta mucho usar estos pimientos secos en la cocina así que suelo tenerlos a mano pero cuando no dispongo de tiempo como ha sido hoy recurro a un "preparado" que también suele haber en mi frigorífico: "Pimiento choricero en pulpa" de la marca J.R. Suarez Monedero. Un botecito de 135 gramos que no tendréis dificultad en encontrar en cualquier gran superficie.
Es simplemente la carne de los pimientos choriceros lista para usar con el ahorro de tiempo que conlleva no tener que remojar los pimientos y raspar su piel para extraer la pulpa.
Lo uso también cuando hago bacalao a la vizcaína, en este pesto y en otras preparaciones. Me resulta muy cómodo tenerlo a mano en el frigorífico.
Por lo que hace a los piñones os digo lo que os comenté en la entrada del pesto verde, que no se parece en nada el piñón blanco español al piñón que conocemos como "piñón chino" (podéis ver esta entrada pinchando en el enlace si tenéis interés)
ELABORACIÓN:
  1. Laváis bien las hojas de albahaca y las escurrís.
  2. Pondremos en un recipiente las hojas de la albahaca cortadas en trozos directamente con los dedos, los tomates cortados también en trozos, el puñado de piñones, la sal, el aceite y el pimiento choricero así como un poco de nuez moscada que rallaremos en el momento.
  3. Trituraremos el conjunto unos segundos, hasta que veamos que queda una pasta homogénea pero no demasiado fina. A mí me gusta que tenga un poquito de "textura".
  4. Apartamos el brazo de la batidora eléctrica y añadimos el queso parmesano rallado removiendo bien todos los ingredientes. Rectificamos de sal antes de utilizar la salsa.

Si vemos que nos ha quedado excesivamente espesa esta salsa no habrá problema en añadir algo más de aceite de oliva. Rectificar de sal y ya la tenemos lista para acompañar nuestro plato de pasta.
No puede ser más fácil. Verdad? Espero que os guste, amigos.
Por cierto, esta salsa ha sido la acompante de unos deliciosos ñoquis de patata caseros cuya elaboración podéis ver pinchando en el enlace siguiente: Ñoquis de patata caseros
Si es así, me encantaría que compartierais esta receta en vuestro Facebook o Twitter. Muchas gracias por hacerlo y por visitarme.
María.

El menú - Todas mis recetas organizadas por grupos

Desde mi punto de vista los blogs, al menos los construidos sobre algunas plantillas no cuentan con instrumentos suficientemente rápidos y fáciles de usar para localizar toda la información dentro de un blog. 
Es verdad que el tener un buscador en tu propia página ayuda a que tus lectores puedan encontrar más temas pero si no realizan la búsqueda tal como está escrita el título de la receta o la etiqueta al final no salen todas las preparaciones que coinciden con lo que le interesa.
Que mis lectores pudieran saber qué recetas podían consultar de sopas, de carnes o de postres, por poner un ejemplo, me parecía imprescindible. Quizás hay otros instrumentos de los que no tengo conocimiento que posibilitarían esta opción pero solo se me ha ocurrido éste.
Por eso me he decidido a poner esta entrada que iré ampliando según cuelgue más recetas. 
He utilizado (con alguna pequeña modificación) la división que para los distintos tipos de preparaciones usa Robuchon en su magnífico libro "Todo Robuchon. Una biblia de la gastronomía francesa" Editorial RBA.

APERITIVOS Y TAPAS:


ARROCES

AVES Y CONEJO

CARNES
CASQUERÍA

COCIDOS, SOPAS, CREMAS Y POTAJES

COCINA CLÁSICA ESPAÑOLA

COCINA INTERNACIONAL
CASQUERÍA
CONSERVAS


ENSALADAS Y ENTRANTES

HUEVOS
LÁCTEOS


LICORES

PASTAS Y CEREALES
PESCADOS Y MARISCOS
POSTRES
QUESOS
SALSAS, FONDOS y GUARNICIONES

VERDURAS, HORTALIZAS Y LEGUMBRES

TECNICAS DE COCINA


LA DESPENSA (Productos comentados)


MIS UTENSILIOS DE COCINA

lunes, 27 de enero de 2014

Lasaña de gambones al pesto genovés con "burrata", calabacín blanqueado y salsa bechamel. Un plato de auténtico lujo!!!

De lujo. Así es este plato. Os aconsejo que probéis a hacerlo un día en el que dispongáis de tiempo y ganas. No es que sea excesivamente laborioso pero sí, lleva su tiempito hacerlo. Aprovechando el tiempo que nos ofrecen las mañanas de los domingos me he puesto hoy con este lujazo de plato, hoy que no ando tan atareada como suelo estarlo. Meteos en la cocina, poneos el delantal y disfrutad con su elaboración!! Relajados, sin prisas.. es como se disfruta entre fogones. Si programáis los tiempos y aprovecháis la confección de uno de los elementos mientras se va cocinando otro.. no será tanto el tiempo que os lleve su preparación. Vuestros invitados no se decepcionarán con este plato y nosotros, los cocineros, tampoco ajajja
Venga, os dejo esta receta que es del grupo de las de "para quedar como un rey" Porque de verdad que es así, la presentación; el tipo de ingredientes que lleva; la preparación de los distintos elementos que componen el plato..simple pero cuya combinación da por resultado un plato de altura. A ver si os gusta..
INGREDIENTES (Para dos raciones)
  • 6 Láminas de canelones de sémola de trigo duro (tipo "El Pavo")
  • Sal
  • AOVE
  • 10 Gambones o langostinos
  • 1 calabacín pequeño
  • Agua para las cocciones
  • 10 gambones o langostinos de buen tamaño
  • 1  "Burrata "(opcional) Queso cremoso italiano de una textura deliciosa
  • Unas láminas de sal maldon si usamos burrata
Para la salsa Pesto genovese (sale una taza de unos 200 cc)
  • Un puñado de albahaca fresca (solamente las hojas, sin tallos)
  • 90 gramos de AOVE
  • Un puñado de piñones (unos 45 gramos aproximadamente)
  • 1 pellizquito de sal
  • 1 Diente de ajo pequeño
  • 25 gramos de queso parmesano rallado
Para la salsa bechamel
  • 50 gramos de harina
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1/2 litro de leche
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Nuez moscada

ELABORACIÓN:
El broche de "suntuosidad" lo aporta a este plato la utilización de un ingrediente que no es fácil de encontrar en España:  "Burrata " (del italiano "burro", es decir, mantequilla y es que este queso es muy cremoso y mantecoso)
Se trata de un queso típicamente italiano y que de momento no es fácil adquirir aquí en España. Yo encontré el otro día en Carrefour en un expositor de productos italiano, así que rápidamente me vino a la cabeza la posibilidad de hacer completa esta receta con la que estamos hoy y aunque ya tenía previsto el menú de algunos días por delante, como se conserva bastante tiempo en el frigorífico dentro de la caja en la que viene pues me traje una pensando en esta preparación.
Es un queso que a mí me parece precioso!! Es también original porque tiene dos texturas, la externa más sólida y bastante gruesecita y un interior cremoso. Como os decía la burrata es un saquito de mozzarella relleno de crema de leche y mozzarella deshilachada. Se comercializa dentro de cajitas de plástico en las que va la burrata con suero en el que debe conservarse hasta su utilización. A la hora de su utilización, se corta la cuerdecita que la ata por arriba y se parte por la mitad. Al abrirse revela su delicioso interior. Ummm...qué corazón tan bonito, tan cremoso.. 
La burrata puede consumirse como acompañamiento o como protagonista del plato, simplemente rociada con pimienta negra recién molida y servida con unos brotes tiernos de ensalada. También casa estupendamente con el tomate maduro. Deliciosa!!
La utilización de burrata es opcional en esta receta, incluso podríamos sustituir la burrata por queso mozarella si nos resulta imposible comprar burrata.
Os voy a poner la elaboración de cada una de las "partes" de esta receta por separado y luego os explicaré el emplatado. Os parece? :)
La pasta
Ponemos a hervir la pasta en abundante agua hirviendo con sal gorda durante quince minutos. Los sacamos con una espumadera del agua y los dejamos sobre un paño de algodón limpio.
Es conveniente, calculando los tiempos, poner la pasta a hervir justo para que la tengamos al menos tibia al emplatar, así contribuirá a que no tomemos el plato demasiado frío.
                                                                       Pesto genovese
A continuación os dejo un resumen para su confección pero si tenéis un rato os aconsejo que visitéis el enlace que os pongo para la elaboración de la salsa dos lineas más arriba. Allí hay algún que otro detalle de su elaboración que puede resultaros interesante. Pinchad en el nombre de la salsa si queréis visitar esta receta.
  • Lavamos y secamos la albahaca. 
  • Hacemos la salsa pesto genovés triturando en un vaso con la batidora eléctrica durante unos segundos (10/12) el aceite de oliva, las hojas de albahaca fresca, los piñones, un pellizquito de sal y un diente de ajo.
  • Paramos la batidora y mezclamos bien con una cuchara. 
  • Volvemos a triturar durante otros cinco o seis segundos.
  • Ponemos el pesto en un bol y le añadimos el queso removiendo bien el conjunto.
  • Dejamos reposar 15/20 minutos el pesto reservándolo  en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarlo. 
Los langostinos o gambones
Ahora tenemos que preparar el "relleno", para ello limpiaremos los gambones o langostinos y les eliminaremos la piel sin quitarles la cabeza ni la cola. El hecho de dejarles la cabeza permite que ésta suelte sus jugos en el aceite aportando muchísimo sabor al plato.
En una sartén con una pizca de aceite bien caliente doraremos en una sartén los langostinos a fuego bien fuerte espolvoreando sobre ellos abundante sal gruesa. Solo queremos que se nos doren por fuera conservándose tiernos y jugosos por dentro.
Las láminas de calabacín
Lavamos y secamos bien el calabacín. No lo pelamos porque su piel es muy fina y totalmente comestible. Además, nos dará mucho color al plato.
Pondremos a hervir una cazuela con agua y sal gorda y cuando llegue al punto de ebullición introduciremos en ella las láminas de calabacín apenas unos segundos para que se blanqueen. Las enjuagamos rápidamente en agua fría con hielo y las escurrimos. Reservaremos hasta la hora del emplatado.
Hombre, os diría que se puede utilizar también de bechamel de la que venden en tetrabrick, pero para qué os voy a mentir, el resultado no es ni parecido. La única vez que la he probado me ha parecido una salsa que en poco se asemejaba a una deliciosa y delicada salsa bechamel casera. Pero bueno, no siempre se dispone de todo el tiempo que quisiéramos y os lo comento como recurso a tener en cuenta.
Si os decidís a hacerla vosotros mismos (ya veréis como no os arrepentís del ratito que os lleva prepararla cuando disfrutéis en el plato de su delicado sabor!!)
Os remito para su elaboración al enlace salsa bechamel casera que puse en su día. Si queréis ver como la elaboro yo pinchad en el nombre de la salsa y el enlace os llevará a la receta.
Sí os adelanto que precisamos para este plato una salsa bechamel que no sea demasiado espesa para que envuelva el plato. Tenedlo en cuenta cuando la elaboréis.
El emplatado
Al emplatar podemos incorporar una "Burrata " consiguiendo un plato redondo con ello, o, a falta de ello un poco de queso mozzarella.


Emplatamos como nos guste. Yo lo he hecho así: 
Sobre el centro del plato he comenzado por poner una lámina de canelón, sobre ella una cucharada de salsa bechamel. He extendido sobre la bechamel un poquito de salsa pesto y he colocado a continuación un par de gambones a los que ya les he quitado la cabeza. Perdonad la calidad de esta foto pero andaba apresurada y salvo que estuviera dispuesta a disfrutar de este manjar a una temperatura demasiado fria no pude entretenerme lo necesario para tomar una foto correcta. La pongo de todos modos por si le ayuda a alguién.

De nuevo otra capa de pasta de canelón, bechamel, pesto y langostino. 
Por último, capa de pasta de canelón, bechamel, pesto, un par de láminas de calabacín escaldado.
y la he partido por la mitad sobre un platito. Con unas pinzas de cocina he cogido el interior de una de sus mitades y lo he puesto sobre el calabacín terminando con una pizquita de salsa pesto y sobre la cúpula el último langostino (esta vez con cabeza). Si lo preferimos podemos poner la burrata partida por la mitad al lado de la lasaña, sería otra opción para degustar también su capa externa. Eso ya como prefiráis, a vuestro gusto...
Aquí está el plato: De lujo. Eh!! Pues el paladar supera la vista.. 
María.
Si te gustó esta receta, por qué no la compartes en tu Facebook o Twitter y permites que otras personas la conozcan? Muchísimas gracias por vuestras visitas.