martes, 28 de enero de 2014

Salsa "Pesto rosso" casera o "Pesto alla siciliana" (Pesto rojo). Otra maravillosa y aromática salsa italiana

No sé si me gusta más el pesto rojo o el verde. La verdad. Pero como hace unos días hice pesto verde para otra preparación hoy me decidí por éste, el rojo, también llamado "Pesto alla Siciliana" y que yo elaboro con un par de ingredientes que quizás son los habituales pero no en la forma de "preparado" que yo los uso. Abajo os explico.
También es una salsa rotunda y de sabor muy, muy peculiar. Sus ingredientes no pueden ser más deliciosos: piñones, albahaca fresca, tomates secos, aceite de oliva... ummm y la combinación? Exquisita!! Esta salsa no sirve solamente para acompañar salsas. A nosotros nos encantan las patatas fritas, así, un plato de patatitas recién hechas... y si os digo que nos parece delicioso ir "mojándolas" en esta salsa? Pues ya veis, un equipo de dos que si lo probáis veréis como os encanta.
Al igual que os aconsejaba en el post del Pesto alla Genovese o Pesto verde no hacer esta salsa si no tenéis a mano albahaca fresca, aquí os digo igual. Las hojas de albahaca fresca es un ingrediente absolutamente imprescindible en la elaboración del pesto rojo.
Bueno, pues, vamos a por este pesto que suele hacerse menos frecuentemente que el más conocido, el verde, pero que no es menos delicioso. 

INGREDIENTES:

  • 15 Tomates secos o en su sustitución
  • La carne de nn pimiento choricero (o ñora)..o en sus sutitución
  • 25 gramos Un puñado de piñones blancos españoles
  • 50 cc de Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Un poquito de nuez moscada recién molida
  • Unas cuantas hojas de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo no muy grande
  • 30 gramos de queso parmesano recién rallado

Antes de las explicaciones de la elaboración quisiera incluir unos comentarios sobre algunos de los ingredientes que incluye esta salsa:
Si usáis tomates secos deberéis de ponerlos en remojo en agua templada para que se rehidraten al menos un par de horas antes utilizarlos. Luego los tendréis que escurrir y ya los tendréis listos.
Cuando he ido con prisas los he hidratado poniéndolos en un tazón con agua y metiéndolos en el microondas un minuto y pico. Se hidratan de inmediato.
Carrefour comercializa bajo su marca blanca unos "Tomates secos en aceite de oliva y vinagre". Son botes de 280 gramos (escurridos 130 gramos). A mí me chiflan como tapita. Un tomatito de los de esta conserva sobre una rebanadita de pan crujiente espolvoreada con una pizca de orégano es...simplemente "Bocatto di cardinale".
Bueno pues, os tengo que decir que en lugar de elaborar la salsa pesto rosso con los típicos tomates secos que os comentaba antes y que son los que se suelen usar yo utilizo en su lugar los tomates secos de este preparado porque el sabor del vinagre que llevan aporta a la salsa un sabor que a mí me parece que lo enriquece y porque su textura, al estar hidratados dentro del aceite, le da melosidad a la salsa.
Lo habitual, ya os digo, es la utilización del tomate seco tal como suele venir, en cajitas de plástico pero si un día queréis probar estos otros quizás os pase como a mí, que os gustan más.
Para sacar la carne del pimiento choricero sin dificultad alguna podéis hacer lo siguiente: lavarlo bien, partirlo por la mitad y eliminarle las semillas. Ponerlo en un tazón con agua y meterlo en el microondas un minuto o dos, hasta que el agua se caliente bien. Al sacarlo del microondas veréis que el pimiento ha cambiado totalmente su textura, se ha rehidratado en un instante. A partir de aquí, con una cucharilla del café os resultará muy, muy fácil extraerle su carne para utilizarla en la elaboración de esta salsa.
A mí me gusta mucho usar estos pimientos secos en la cocina así que suelo tenerlos a mano pero cuando no dispongo de tiempo como ha sido hoy recurro a un "preparado" que también suele haber en mi frigorífico: "Pimiento choricero en pulpa" de la marca J.R. Suarez Monedero. Un botecito de 135 gramos que no tendréis dificultad en encontrar en cualquier gran superficie.
Es simplemente la carne de los pimientos choriceros lista para usar con el ahorro de tiempo que conlleva no tener que remojar los pimientos y raspar su piel para extraer la pulpa.
Lo uso también cuando hago bacalao a la vizcaína, en este pesto y en otras preparaciones. Me resulta muy cómodo tenerlo a mano en el frigorífico.
Por lo que hace a los piñones os digo lo que os comenté en la entrada del pesto verde, que no se parece en nada el piñón blanco español al piñón que conocemos como "piñón chino" (podéis ver esta entrada pinchando en el enlace si tenéis interés)
ELABORACIÓN:
  1. Laváis bien las hojas de albahaca y las escurrís.
  2. Pondremos en un recipiente las hojas de la albahaca cortadas en trozos directamente con los dedos, los tomates cortados también en trozos, el puñado de piñones, la sal, el aceite y el pimiento choricero así como un poco de nuez moscada que rallaremos en el momento.
  3. Trituraremos el conjunto unos segundos, hasta que veamos que queda una pasta homogénea pero no demasiado fina. A mí me gusta que tenga un poquito de "textura".
  4. Apartamos el brazo de la batidora eléctrica y añadimos el queso parmesano rallado removiendo bien todos los ingredientes. Rectificamos de sal antes de utilizar la salsa.

Si vemos que nos ha quedado excesivamente espesa esta salsa no habrá problema en añadir algo más de aceite de oliva. Rectificar de sal y ya la tenemos lista para acompañar nuestro plato de pasta.
No puede ser más fácil. Verdad? Espero que os guste, amigos.
Por cierto, esta salsa ha sido la acompante de unos deliciosos ñoquis de patata caseros cuya elaboración podéis ver pinchando en el enlace siguiente: Ñoquis de patata caseros
Si es así, me encantaría que compartierais esta receta en vuestro Facebook o Twitter. Muchas gracias por hacerlo y por visitarme.
María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.