lunes, 6 de enero de 2014

Bizcocho de piña al revés

Madalenas industriales, insípidas galletas para desayunar? Por qué? Si podemos hacer el preparado para este bizcocho en unos diez minutos y se hornea él solito en 45. Tendremos un acompañamiento sano, sabroso y barato para el café de algunos días ya que se conserva muy bien si lo cubrimos una vez frío con papel de aluminio o lo metemos con plato y todo dentro de una bolsa de plástico amplia.
Un bizcocho realmente fácil de hacer y de un efecto muy bonito. Habitualmente los bizcochos se hornean con lo que será la parte superior hacia el grill del horno. Éste no. Lo que está arriba se pondrá abajo..Original. No?
Tenéis una latita de rodajas de piña al natural o en almíbar, huevos, harina, azúcar, levadura en polvo tipo Royal, aceite de girasol y un yogur natural? Entonces tenemos todo!!

INGREDIENTES
  • Una lata de rodajas de piña (natural o en almíbar) de 500 gramos
  • Azúcar moreno
  • 4 Huevos
  • 250 gramos de azúcar
  • 1 yogur natural
  • 1 vasito de los de yogur lleno de aceite de girasol
  • 1 vasito de los de yogur lleno del líquido de la lata de piña
  • 300 gramos de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo (Tipo Royal)

ELABORACIÓN
  1. Embadurnamos el interior de un molde (a poder ser desmontable) con una servilleta de papel ligeramente húmeda en aceite. Tan solo crearemos una fina película grasa que facilite luego que el azúcar moreno se quede adherido a las paredes del molde.
  2. Espolvoreamos azúcar moreno por todo el interior del molde, incluso sobre las paredes del mismo. Lo haremos en cantidad generosa. Si es preciso iremos inclinando el molde haciendo girar el azúcar dentro de él para que ésta recorra toda la superficie de los laterales.
  3. Cubriremos el fondo con rodajas de piña. Yo he utilizado una lata de las de rodaja de tamaño pequeño porque caben más y queda más bonita la superficie del bizcocho una vez horneado.
  4. En un bol bien amplio batiremos el azúcar, los huevos, el almíbar y el yogur natural.
  5. Una vez bien mezclados estos ingredientes incorporaremos la harina y la levadura en polvo y mezclaremos bien el conjunto.
  6. Echaremos la mezcla en el interior del molde sobre las rodajas de piña
  7. Hornearemos a unos 190 grados durante aproximadamente 45 minutos. Calor por arriba y por abajo.
  8. Desmoldad inmediatamente con cuidado.
Ya está!! Fácil. Eh!! No puede ser más sencillo.
NOTAS:
  • Como siempre os digo, tiempo y temperatura son dos variables que cambiará en algo dependiendo del funcionamiento de vuestro horno.
  • Si mirando a través del cristal de la puerta del horno véis que el bizcocho ya ha subido y se está dorando en exceso, abrid despacio y lo mínimo posible la puerta y cubridlo con un trozo de papel de aluminio.
  • Es importante que jamás abráis la puerta del horno antes de que los bizcochos hayan subido. Tened paciencia, dejad que suba del todo y únicamente cuando ya están altos y se ha creado una capa externa doradita, es posible abrir con sumo cuidado la puerta, no lo hagáis de repente y hasta abajo porque podría entrar aire externo mucho más fríos en el horno que podría estropear el horneado. Abrid la puerta solo un poquito, despacio, y pinchad el bizcocho con una brocheta de madera. Si véis que sale limpia, el bizcocho estará ya cocido. De lo contrario dadle unos minutos más.
  • Desmoldaremos inmediatamente. Y esto es necesario porque al tener el azúcar fundida por efecto del calor, es conveniente que desmoldemos con el azúcar aún líquida. Si esperamos a que se enfríe puede que el azúcar se solidifique dificultando mucho el desmoldado e incluso llegándose a pegar parte del bizcocho al recipiente. De ahí que yo prefiera utilizar un molde desmontable porque hace mucho más fáciles las cosas.