miércoles, 8 de enero de 2014

Queso brie rebozado y frito acompañado de confitura de pétalos de rosa

Crujiente...muy crujiente por fuera y totalmente fundido por dentro. Lo había hecho con otros quesos pero no con uno brie y debo decir que me ha encantado. Muy rápido y fácil de hacer si se tienen en cuenta unos cuantos "truquis".
Durante estos días de Fiestas navideñas compré más queso brie del que luego he gastado así que tenía que utilizarlo si no quería que se comenzara a resecar en el frigorífico. Ha sido una estupenda idea hacerlo de este modo.
Lo podemos comer así, tal cual pero acompañado de una mermelada de arándanos está exquisito. Esta vez lo he puesto con un poco confitura de pétalos de rosa. Quizás tiene un gusto peculiar que no a todo el mundo le agrada pero a mí me encanta el aroma que aporta al queso. Probadla y me contáis.
INGREDIENTE
  • Queso brie o cualquier otro que se funda
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra para freir.
ELABORACIÓN.
  1. Primer rebozado
  2. Pasar por harina los trozos de queso
  3. Pasarlos luego por huevo
  4. Rebozarlos a continuación en pan rallado.
  5. Freirlos en abundante y caliente aceite de oliva.
  6. Escurridlos sobre papel de cocina y servidlos con mermelada de arándanos u otra de vuestro gusto.

    No puede ser más sencillo!! Cual es el problema que suele presentarse cuando se hace esta receta? Que se nos funde el queso con el calor del aceite y termina por salirse por entre el rebozado.
Truquis para evitar este problema:
  • Que el queso esté frío y que trabajemos suficientemente rápido para que no llegue a tomar la temperatura de la cocina. Si viéramos que hemos tenido que interrumpir el proceso es preferible terminar de rebozar y dejar los trozos listos para freir un rato en el frigorífico para que se refresquen.
  • Que los huevos estén bien batidos para evitar que el pan rallado no se pegue bien a él.
  • Una vez se ha hecho el primer rebozado de harina, huevo y pan rallado yo le hago un segundo rebozado para que la costra sea bastante gordita e impida que el queso se salga. Es decir, cuando los tengo rebozados la primera vez vuelvo a rebozarlos en harina y por último en pan rallado. Ees deliciosa la sensación del crujir cuando muerdes los trocitos de queso y encuentras dentro un corazón que se derrite.
  • Que el aceite esté bien caliente. Los trozos no deben permanecer mucho rato en el aceite. Éste, al estar bastante fuerte, dora rápidamente el rebozado. Sacaremos inmediatamente que haya adquirido un bonito color dorado y dejaremos escurrir sobre papel de cocina para eliminar la mayor cantidad posible de aceite antes de servirlos.
  • Que echemos pocos trozos de cada vez, así evitaremos que la temperatura del aceite baje de golpe y el rebozado se impregne del aceite ablandándose.
  • Freir en un recipiente de poco diámetro pero de bastante profundidad donde los trozos estén totalmente cubiertos por aceite. Un cazo por ejemplo sería adecuado. Vamos dándoles vueltas mientras se van dorando por todos los lados.
  • Que utilicemos instrumentos de madera para voltear los trozos de queso dentro del aceite, así evitaremos romper el rebozado. Yo lo hago con dos cucharas de madera.
Y no hay más misterio. Espero que os animéis a hacer este plato tan fácil, rápido y rico.
María.

Como siempre, compartid esta entrada si os ha gustado. Gracias por vuestras visitas  ;)

Champiñones rellenos de jamón al horno

Qué tapita más deliciosa!! Tambien puede ser una guarnición. Por qué no? Esta tarde me he puesto con ellos para preparar una tapa quizás no de las menos elaboradas pero están tan ricos!! Es conveniente hacerlos cuando tengáis la posibilidad de comprar champiñones bien grandes y sanos ya que menguan bastante. Si queréis ponerlos de guarnición os aconsejo que no utilicéis champiñón demasiado pequeño. Si es para tapa da un poco igual.
Además, tienen una ventaja y es el hecho de que pueden prepararse el día anterior y tenerlos listos para que cuando tengamos que consumirlos solo reste rociarlos con queso rallado y a gratinarse!!!
Venga, vamos a champiñonear!!
 
INGREDIENTES para ocho champiñones grandecitos.
  • 8 champiñones bien grandes, sanos y blancos
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 trocito de pimiento rojo
  • 60 gramos de jamón serrano bien picado, con picadora
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de pan rallado
  • Cayena molida (optativo)
ELABORACIÓN:
  • Cortamos el extremo de los tallos (dónde están las raíces) de los champiñones
  • Lavamos a conciencia los champiñones para eliminarles cualquier rastro de tierra que tengan.
  • Separamos los tallos de los sombreros con cuidado de que no se rompan éstos últimos.
  • Ponemos los sombreros de los champiñones en una bandeja y la tapamos con film transparente de cocina que perforaremos con un tenedor varias veces para que el vapor pueda tener salida. Introduciremos en el microondas unos 15 minutos (dependerá del tamaño de los champiñones). Durante este tiempo de cocción sacaremos al menos un par de veces la bandeja y cambiaremos la posición de los champiñones para que se hagan por todos sitios por igual.
  • Sacaremos del microondas. Retiraremos el film de la bandeja y dejaremos que se enfríen un poco. Habrán soltado algo de líquido. Reservaremos este líquido.
  • Picamos muy muy finos la cebolla, el trocito de pimiento rojo, el diente de ajo y los tallos de los champiñones.

  • Ponemos a dorar el diente de ajo troceao en unas cucharadas de aceite. Incorporamos la cebolla y el pimiento cuando el ajo adquiera color y dejamos pochar muy lentamente con la sartén tapada.
  • A continuación incorporamos los tallos de los champiñones que tendremos troceados y dejamos que se hagan unos minutos. Este sería el momento de añadir una pizca de cayena molida si nos gusta que esta tapa esté un poquito picante.
  • Añadimos el jamón muy muy picado (incluso en picadora) y dejamos que se rehogue un instante. Cuidado con no tenerlo demasiado tiempo ya que el jamón con el calor intensifica su sabor y puede quedarnos demasiado salado.
  • Añadimos el jugo que han soltado los champiñones en el microondas y que teníamos reservado. Le aportará mucho sabor.
  • Añadimos una cucharada de pan rallado y removemos. No debemos tenerlo demasiado tiempo para que el relleno no nos quede excesivamente seco.

  • Apartamos del fuego y dejamos que pierda temperatura y podamos manejarlo si es preciso con las manos.
  • Rellenaremos cada sombrero de champiñón con la mayor cantidad posible de relleno que podamos ayudándonos de una cucharilla e incluso "compactando" un poco el relleno con los dedos parar que quede bien asentado y no se caiga durante el gratinado. Procuraremos que nos quede "copete" como las madalenas. Es más agradable encontrarse buena cantidad de relleno al comerlos!!!
  • Espolvorearemos con queso emmental o cualquier otro tipo adecuado para gratinar.
  • Meteremos al horno o en el microondas en función grill si la tiene. Será suficiente con los minutos necesarios para dorarlos ya que tanto relleno como champión están cocinados ya.