lunes, 3 de febrero de 2014

Barquitas de pepino rellenas de paté de palitos de cangrejo (o "surimi")

Hoy no tenía ganas de complicarme la vida en la cocina así que he preparado estas barquitas de pepino rellenas de paté de "surimi" también llamado palitos de cangrejo o sucedáneo de pescado. No he tenido que comprar ninguno de los ingredientes que lleva esta preparación. Los tenía todos en el frigorífico o en el congelador. Tiene un aspecto realmente apetecible. Verdad? Y se prepara en un momento. Es de esas recetas que te llenan un poco más la mesa cuando te viene gente que no esperas a cenar. Queréis saber cómo las preparo? Pues venga!!

INGREDIENTES:

  • palitos de cangrejo
  • cebolleta tierna grandecita (o dos más pequeñas)
  • brandy
  • Mayonesa casera 
  • tomate frito o ketchup
  • Unas gotas de tabasco (opcional)
  • Pepinos españoles pequeñitos (de la variedad que os guste)

Ya sabéis que en España se cultivan fundamentalmente tres variedades de pepinos
El tipo "Almería" u "holandés". Muy alargado, de piel muy lisa, estrecho, de sabor mucho más insípido y que se puede consumir con su piel. Es un pepino que no amarga nada. Este pepino es el que nuestro país dedica fundamentalmente a la exportación..
El francés, un pepino más corto que el tipo holandés pero más rugoso.
Y el tipo español. Es la variedad más corta (entre 10 y 12 cm). Se trata de un pepino bastante rugoso y espinoso.
ELABORACIÓN:
No tiene secreto ninguno:
  1. Con un cuchillo bien afilado cortar muy, muy finitos los palitos de cangrejo. Incorporarlos a un bol.
  2. Agregar la cebolleta finisimamente picada, un chorrito muy pequeño de brandy, una pizca de ketchup o tomate frito, unas gotas de tabasco si os gusta un poquillo picantito y mahonesa.
  3. Remover bien el conjunto.
  4. Lavar los pepinos, secarlos y con un "acanalador" raspar la piel. Esto dependerá de la variedad de pepino que uséis. Los pepinos que compré eran tipo francés así que tenía que eliminar la piel un poco. No me gusta pelarlos del todo por dos razones. La primera porque me parecen mucho más bonitos en el plato con esa "pátina" verdosa que deja la película de piel si no se elimina del todo con un cuchillo. Y en segundo lugar porque me agrada el regustito un poquillo amargo, muy leve, que deja esta parte externa. De ahí que usara un acanalador para más que pelar, "raspar" la piel del pepino dejando una pizca.
  5. Partirlos por la mitad y eliminar el interior todo a lo largo. Yo me he servido del descorazonador de las manzanas. Podéis usar una cucharilla si no tenéis este cacharro en casa. Tendréis así una especie de "barquitas" listas para rellenar.
  6. Solo resta rellenar las barquitas de pepino con el paté de "surimi".

Es una forma de presentar este paté. También podéis servirlo con tostaditas. En verano, fresquito del frigorífico es una delicia!
María.
Te ha gustado esta receta? Por qué no la compartes en tu Facebook o Twitter y así otras personas pueden conocerla? Gracias por visitarme. Un saludo a todos.

Pollitos picantones en salsa con patatas al vapor

La carne de los picantones me parece exquisita. Solo veo ventajas a los picantones salvo el precio que, proporcionalmente resulta algo más caro que el del pollo que compramos normalmente, pero vamos, no son nada que no sea asequible. 
Esta preparación es estupenda si queréis tener un plato prácticamente preparado desde el día anterior. Os diría que incluso mejora de un día para otro. El día que lo toméis solamente deberéis preparar la guarnición. En este caso he elegido unas simple para riquísimas patatas al vapor porque la salsa de estos picantones es muy sabrosa y creo que contrasta muy bien con el sabor neutro de la patata cocida.
Como sabréis son pollitos de pequeño tamaño, muy jóvenes y por tanto con una carne deliciosa y tierna. Suelen usarse uno por ración. Se cocinan mucho más rápidamente que los pollos de tamaño normal. Yo suelo comprarlos chiquitos, de manera que los podamos tomar enteros uno por cabeza. Si sois más en casa quizás os convenga comprar picantones algo más grandecitos para que os quepan mejor en el horno.

INGREDIENTES (Para dos raciones)

  • 1 Cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 tomates rojos pequeños
  • 1 vasito de brandy
  • 250 cc caldo de pollo
  • 2 Picantones pequeños
  • 1/2 naranja pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de romero
  • Sal
  • Pimienta negra
  • AOVE
  • Patatas

ELABORACIÓN:
  1. Precalentaremos el horno a 200 grados (calor por arriba y por abajo)
  2. Prepararemos la verdura lavándola y secándola bien con papel de cocina. La cebolla la cortaremos en juliana fina y el pimiento rojo en tiras. Los tomates los partiremos por la mitad y cada mitad en tiritas.
  3. Pondremos un poco de AOVE en una sartén a calentar a la que incorporaremos primero la cebolla. Dejaremos que se poche un ratito y agregaremos a continuación el pimiento rojo cortado. Todo ello a fuego bajito.
  4. Añadiremos los tomates cortados y un poquito de sal. Iremos removiendo de vez mientras se va ablandando la verdura.
  5. Durante este tiempo prepararemos los picantones. Los lavaremos y secaremos muy bien con papel de cocina. Con un soplete de cocina eliminaremos los restos de cualquier plumita que pudiera haber en ellos.
    Los salpimentamos y rellenamos cada uno de ellos con un cuarto de naranja y un diente de ajo así como una pequeña ramita de romero frescaRociamos el picantón con un chorrito de aceite y, con las manos, embadurnamos bien por todas partes la piel del picantón.
  6. Ahora deberemos asar los picantones (tardarán aproximadamente 40 minutos, quizás algo más, todo dependerá del funcionamiento del horno y del tamaño de las aves): Pasaremos las verduras ya blandas a una bandeja que pueda ir al horno y la situaremos bajo una parrilla (la que suele venir con los hornos) sobre esta parrilla colocaremos bien centrados sobre la rejilla los picantones para que a la vez que se van dorando vayan dejando caer sus jugos sobre la salsa.
  7. A mitad del asado daremos la vuelta a los picantones para que se doren por la otra parte. Comprobaremos también que no se esté produciendo tanta reducción en la salsa que se nos agarre a la bandeja. Si fuera preciso echaremos un chorrito de caldo de ave y moveremos bien.
  8. Sacaremos los picantones y la salsa del horno. La salsa la volcaremos en un vaso dónde podamos triturarla totalmente con una batidora eléctrica. Una vez bien triturada la pondremos en una cazuela.
  9. Procederemos a cortar las aves en trozos: los muslitos por una parte, las pechugas por el otro y por otra parte las alitas. Desecharemos el relleno, claro está.
     
  10. Pondremos los trozos de los picantones sobre la salsa y dejaremos que cueza un poquito más permitiendo así que se caliente bien antes de servir. Rectificaremos de sal antes de emplatar.
  11. A la vez que se asan los picantones prepararemos las patatas al vapor. Las lavaremos, pelaremos y cortaremos en rodajas no muy gruesas. Salpimentaremos y rociamos con un chorrito de aceite. Yo las he hecho sobre una vaporera.
     Compré en Ikea una vaporera con la que estoy muy contenta. Es como una cazuela con el fondo perforado y cuenta con su propia tapadera. Esta vaporera se ajusta por su diámetro al de una olla normal que se sitúa bajo ésta y que es la que contiene el agua. Las verduras puestas sobre la vaporera se cuecen sin perder sabores ni aromas ninguno y quedan estupendas. Os aconsejo que a poder ser cocinéis las patatas de un modo que conserve su sabor.
    El microondas podría ser otra opción. Yo prefiero el uso de esta vaporera porque encuentro que en el microondas hay que estar pendiente de ellas para que no se resequen, y agregarles un chorrito de agua. En fin, esto va  a gustos. Aderezadas con unos granos de sal, una pizca de pimienta negra recien molida y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, están muy ricas. Tardará como unos 30 minutos en ablandarse.
María.
Muchas gracias por vuestras visitas. Si queréis compartir esta receta en vuestro Facebook o Twitter estaré encantada de ello. Gracias.