jueves, 2 de enero de 2014

Sopa de ajo o Sopa Castellana...deliciosa sopa la llamemos como la llamemos.

En Madrid hoy no han bajado mucho las temperaturas pero una tiene el cuerpo destemplado con esta lluvia que nos ha acompañado todo el día así que no lo he pensado más, sopa de ajo o sopa castellana para cenar. No hay nada para entonar el cuerpo como esta sopa sencilla y sustanciosa. Uno de los platos de la Cocina Española más humilde pero no por ello más delicioso. Se ha hecho ya desde antiguo, con el pan duro que sobra, unos pocos ajos, pimentos y aceite. Sin más.
Luego ha evolucionado un poco la cosa y tanto en restaurantes como en nuestras casas solemos añadirle huevo y jamón picadito.
Una receta a prueba del principiante más novato de todos y con elementos que siempre, siempre se tienen en casa. A por la sopa...que hace frío!!
 

INGREDIENTES para 4 raciones
  • Unos cuántos dientes de ajo (al gusto)
  • Un chorreón generoso de AOVE
  • Una cucharada rasa de pimentón de la Vera (dulce o picante)
  • 120 gramos de pan
  • 70 gramos de jamón picadito
  • 1,5 litros de agua
  • Sal si es preciso.

ELABORACIÓN
  1. En una cazuela ponemos a calentar el aceite y cuando ha adquirido temperatura echamos los dientes de ajo pelados y laminados. Con 5 ó 6 hay suficiente pero a mí me gusta tanto el ajito frito que le echo unos pocos más porque me encanta encontrármelos a menudo ya en el plato. Dejar dorar las láminas de ajo hasta que adquieran un bonito color tostado. (a fuego lento, nada de arrebatar los ajos porque se deshidratarán y no quedarán bien). Atención también al tiempo, si esperamos demasiado pueden quemarse y estropearían totalmente la comida ya que aportarían un sabor desagradablemente amargo.
  2. Ponemos ahora el jamón picadito y lo dejamos unos segundos. Con el calor intensificará su sabor. No dejarlo en exceso porque puede resecarse. Solo que se rehogue un poco con los ajos.
  3. Añadir entonces el pimentón y a partir de aquí hay que correr. El pimentón se quema enseguida con el calor así que hay que tenerlo apenas unos segundos al fuego.
  4. Incorporar el pan troceadito. Yo le quito la corteza porque me gusta más ver el pan cocido de color blanquito pero no es preciso hacerlo, la verdad. Damos unas vueltas al conjunto para que se rehogue el pan con el pimentón y los ajos.
  5. Agregamos el agua. Removemos y dejamos cocer lentamente, sin prisa. Fuego bajo, que no llegue a hervir para que el ajo vaya soltando su sabor poco a poco y para que el pan vaya lingando la sopa, se vaya deshaciendo...Dejar cocer hasta que veamos que el pan está casi disuelto en la sopa.
  6. Cuando el pan está cocido y la sopa está prácticamente terminado le tocaría el turno a los huevos. A continuación os explico varias formas de hacerlo. Antes de servir rectificar de sal si fuera preciso y servimos  bien caliente.
Varias formas de agregar los huevos a la sopa de ajo:
  • La forma tradicional, como se ha hecho siempre, es echándole los huevos a la sopa y removiendo un poquito el conjunto. No demasiado porque no queremos que sean huevos batidos. Unicamente que se dividan en varios trozos y por toda la sopa se vean trocitos de huevo.
  • Hay quienes prefieren el huevo entero en el plato y trocearlo ya en la mesa cuando se toma la sopa. Si es así hay que echar los huevos con cuidado, despacito para que se rompan los menos posieble y algo muy importante, cuando agreguemos los huevos la sopa no debe hervir fuerte. Bajaremos el fuego, echaremos los huevos, taparemos y a fuego muy muy lento esperaremos unos minutos a que se hagan.
  • Hay otra forma de hacerlo. A mí me gusta que la yema del huevo no esté cuajada del todo y ver como la yema se extiende un poquito en el caldo ya con la sopa servida en mi plato en la mesa. Él en cambio prefiere que la sopa no lleve huevo así que lo que yo llamo el sistema de "atadillos de huevo" es el que me parece mejor para controlar el punto en que están cocidas las yemas y que los comensales que prefieren la sopa sin huevo no la lleven.
     
"Atadillo de huevos": Controlar que la yema no esté cuajada del todo como a mí me gusta es realmente difícil si lo hiciera dentro de la sopa y este sistema me permite hacerlo perfectamente.
Sistema de atadillo de huevos. Además, no me digáis que no quedan monos estas pelotitas de huevo? Es más, como idea...podéis hacer media docenilla de huevos así y luego aliñarlos con aceitito y ajo y queda un aperitivo estupendo!!
Cuando ya tengo la sopa lista completamente preparo los atadillos de huevos según los cuatro pasos de la fotografía que figura bajo estas líneas. Es decir, pongo un trozo de film de cocina sobre un recipiente pequeñito. Añado un chorrito de aceite para que no se peguen demasiado. Casco el huevo sobre el plástico. Uno las cuatro puntas de la lámina plástica y cierro eliminando bien el aire de la "bolsita" y con una tira formada también por plástico ato la lámina de film justo por encima de dónde está el huevo. Le doy varias vueltas cerciorándome de que quede bien hermético para que luego no se salgan. Y por último los echo en agua hirviendo dejando que cuezan exactamente 4 minutos. Este tiempo es el suficiente para que la clara cuaje casi totalmente pero quede la yema algo blandita, como a mí me gusta.
Cuando ha pasado el tiempo los refresco bajo el chorro de agua fría del grifo para parar la coción y con mucho cuidado corto la parte superior del atadillo y voy despegando despacito el film plástico del huevo. Lo hago despacito, sin tirar de golpe para no llevarme los trocitos de clara que se quedan entre las arruguitas de la parte superior del paquetito. Una vez extraídos los huevos se incorporan a la sopa.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.