sábado, 8 de febrero de 2014

Salsa de tomate frito casera. Receta paso a paso.


Hace un tiempo os puse la receta de otra salsa de tomate frito casera. "Tomatá" (salsa de tomate frito) de mi madre Deliciosa!! Lleva cebollita frita y pimientos rojos. Un lujo de tomate frito. De veras..
Pero hoy quería explicaros otra manera de hacer una deliciosa salsa de tomate frito casero. De ese que siempre te alegras de tener en un tarro en el frigorífico e incluso en el congelador (congela divino!) cuando vas a comerte un par de huevos fritos y los puedes acompañar con esta deliciosa salsa.
Pues venga, vamos a por esta otra forma de realizar el tomate frito en casa y que si lo probáis no utilizaréis más ese tomate frito que se comercializa como tal pero cuyo sabor nada tiene que ver con esta exquisitez :)
Cuando me pongo hago cierta cantidad porque me gusta tener siempre algún tarro en el congelador (congela estupendamente, sin perder ni cambiar textura ni sabor) para utilizarlo en otras preparaciones. Me resulta muy cómodo no tener que hacer el tomate frito en el momento, además, es tan socorrido para tomarlo como acompañante de tantos platos...
De todos modos no penséis que sale tanta cantidad aunque usemos tres botes de tomate. He probado con muchas marcas y todas, absolutamente todas las que he usado contienen bastante agua junto con los tomates. Tendréis que ir probando y quedaros con la marca que contenga menos agua. 
INGREDIENTES:
  • 2 latas de kilo de tomate natural entero de calidad
  • 200 cc de AOVE
  • sal
  • Una ramita de lavanda
  • Una ramita de romero
  • Una ramita de tomillo
  • Una o dos cucharadas de azúcar
ELABORACIÓN
Debéis utilizar un tomate de bote que os ofrezca garantías. No todos son buenos, ni mucho menos. Muchos contienen más agua que otra cosa y al final sacáis una mínima cantidad de una gran cantidad de tomate lleno de agua.
  1. Sobre un plato hondo pondremos un colador grande y sobre él volcaremos el tomate de las tres latas.
    Con un tenedor aplastaremos para que caiga la mayor cantidad posible de agua. Nos conviene tener la mínima cantidad posible de ella y la máxima de pulpa de tomate.
     
  2. Una vez bien escurrido el tomate pondremos a calentar en la olla rápida el AOVE.
  3. Cuando el aceite esté bien caliente echaremos sobre él cuando esté caliente, la pulpa de tomate que tenemos en el colador. Removeremos bien y dejaremos que se caliente el tomate antes de cerrar la olla rápida. Agregaremos las ramitas de lavanda, romero y tomillo si es que tenemos hierbas frescas. Siempre es mucho mejor utilizar hierbas frescas o secas pero naturales, es decir, que no sean de "bote" ya que el aroma que desprenden no tienen nada que ver. Salaremos (con prudencia).
  4. Cerraremos la olla rápida y dejaremos cocer 30 minutos a partir de que las rayitas de la válvula aparezcan (cada olla indica de un modo cuándo ha llegado al nivel de presión necesaria).
  5. Abrimos la olla cuando se despresurice y comprobamos que el tomate está bien frito, sin exceso de agua. De tener aún bastante agua cerraremos de nuevo la olla y le daremos unos minutos más de cocción en ella. A partir de aquí interviene el gusto. Me explico: Hay a quienes les gusta esta salsa muy espesita. Tendrá que dejar que siga cociendo un poco para que el agua vaya reduciéndose y se espese. A mí me gusta así, espesita, con cuerpo pero no del todo seca. Para mí así está perfecta. Ya véis que este tomate está bien frito. Comprobad como el aceite se "separa" del tomate :) Qué delicia!! Ya estoy deseando tomarlo con pan mojadito en él jeje y cómo huele!!!
  6. Ahora será el momento de rectificar de sal y agregarle una o dos cucharadas de azúcar (dependerá de la acidez del tomate) A continuación pasaremos la salsa por el chino. No uséis la batidora ya que tiene las hierbas y todas las pepitas del tomate. El chino no eliminará todas las pepitas pero sí bastantes y por supuesto "limpiará" la salsa de los trocitos de hierbas y de sus hojas que hayan podido quedar en ella.
  7. Ya tenemos nuestro tomate frito listo para que lo usemos en la preparación que necesitemos. Como hemos hecho cierta cantidad, lo que os sobre podéis envasarlo en botes de cristal que una vez fría la salsa podéis conservar durante bastante tiempo en el frigorífico y durante más tiempo aún en el congelador. Ya os comentaba arriba que descongelándolo despacio no cambia ni su textura ni su sabor. Queda perfecto!! Y es muy práctico tenerlo preparado!
Maria.
Os gusta este tomate frito? Pues estaré encantada si lo compartís en vuestro Facebook o Twitter. Gracias por visitarme, amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.